Especies de Trucha

cana
Código de Pesca para el Pescador Deportivo
octubre 2, 2016
dsc02480
Extracción del Anzuelo
octubre 2, 2016

Especies de Trucha

image16822

Latín, Salmo trutta fario; francés, Truite; inglés, Trout; alemán, Forelle; italiano, Trota fario.

 

La trucha común es el sa1mónido que goza de mayor difusión en gran parte del hemisferio boreal. Tiene predilección por las aguas de los ríos y torrentes de montaña que no llegan a helarse completamente y de los laguitos alimentados por torrentes de altitud inferior a los 2500 metros sobre el nivel del mar, o sea, aguas frías y batidas cuya temperatura oscila entre los 6 y los 170 C, limpias y muy oxigenadas.

La cantidad mínima de oxigeno que necesita este pez es de 7-8 cm3• por litro de agua; de ahí su preferencia por las aguas de mucha corriente, cuya remoción constante produce una mayor oxigenación.

El cuerpo de la trucha es esbelto y ágil, con una cabeza robusta y mas bien tosca que ocupa aproximadamente la quinta parte del cuerpo; la boca es ancha y dentada; la cola, homocerca, con el borde posterior recto; tiene de 110 a 125 escamas a lo largo de la línea media del cuerpo; la segunda aleta dorsal es adiposa. La coloración varia a menudo según el ambiente: dorso verde oscuro en los torrentes de montaña, que se vuelve casi gris hacia la boca; en los dos se torna gris pálido con reflejos amarillentos; incluso puede ser pardo violáceo sobre el dorso y argénteo en el vientre. El cuerpo de este pez esta punteado de pequeñas manchas rojas y negras, rodeadas de un halo que puede ser amarillo o blanquecino; en algunos ejemplares, estas aureolas son azuladas o rosadas; a veces incluso desaparecen en los individuos mas viejos.

Es difícil establecer un tipo único de trucha, a causa de los cruzamientos y de la influencia que la alimentación tiene sobre la piel.

En los torrentes de alta montaña y en ciertos lagos de altitud elevada, la longitud de la trucha es de unos 25 centímetros, pero puede llegar a los 70-90 centímetros en los ríos de montaña y del llano, con pesos que oscilan entre los 400 gramos y los 6-7 kilogramos.

 

 

Alimentación

Se trata de un animal típicamente carnívoro y depredador, que se nutre de todo cuanto el ambiente Ie ofrece: insectos, hue­vos, larvas, pececillos. Come lo mismo en el fondo que en la superficie, según las horas del día y el tipo de alimento que tiene a disposición.

Cuando es joven, Ie gusta cazar insectos apenas estos caen al agua, o al vuelo, saltando sobre la superficie. Cuando el medio en que habita esta poblado de crustáceos, se nutre, además, de estos y entonces su carne se vuelve rosada y muy fina; en este caso se dice que la trucha es salmonada; es suficiente, empero, que cambie de alimentación, para que pierda esta característica.

También los gusanos, y con ellos toda la fauna que acompaña el curso de los torrentes y de los ríos, constituyen un bocado muy apetitoso para la trucha.

 

Reproducción

EI período de reproducción de este pez se extiende desde no­viembre hasta mediados de enero (del continente Europeo) , pero en ciertos cursos de agua puede prolongarse hasta la primavera.

Para la freza, la trucha remonta la corriente en busca de aguas más limpias y oxigenadas. Los lugares donde tiene lugar la re­producción son guijarrosos, expuestos a la corriente oxigenado­ra, pero resguardados de manera que el movimiento del agua no arrastre los huevos. La hembra excava, valiéndose del vien­tre, y de las aletas, una pequeña fosa en un lugar previamente escogido, limpiándola de posibles larvas y demás estorbos; a continuación se coloca en el fondo junto con el macho y emi­te los huevos mientras este los fecunda.

 

La duración del acto reproductor es muy breve, dado que la vitalidad del esperma es de corta duración y el movimiento del agua podría alejarlo. Esta acción se repite mas aguas arriba, hasta el agotamiento de los productos sexuales maduros. Cumplida la función, los reproductores abandonan los huevos no sin antes recubrirlos cuidadosamente con piedrecillas.

EI periodo de incubación oscila entre los 45 días y mas de dos meses, según la temperatura del agua. Los alevines vesicu­lados permanecen mas o menos inmóviles sobre el fondo guija­rroso hasta la reabsorción del saco vitelino; después salen para iniciar su vida. Los peligros que les esperan son muchos, com­prendido el “canibalismo”.

Cada hembra expulsa, como promedio, de 1.000 a 2.000 hue­vos por kilogramo de peso. Estos huevos son de color rojo pá­lido anaranjado y su diámetro es de 3-5 milímetros.

La reproducción de la trucha puede llevarse a cabo artificial­mente provocando la expulsión de los productos sexuales por compresión del abdomen; luego los huevos se incuban en dispositivos adecuados.

 

Los machos alcanzan la madurez sexual alrededor de los dos años de edad y las hembras a los tres. El crecimiento no es muy rápido, de manera que al final del segundo año tienen una longitud de 20 centímetros y un peso de 150 gramos.

 

Costumbres

La trucha es un pez muy desconfiado que adopta dos actitu­des diferentes: la de caza y la de refugio. Su actividad es fundamentalmente nocturna en lo que se refiere a los desplaza­mientos, ya que durante el día se esconde, colocándose al ace­cho, con la boca contra la corriente, a la espera de un posible bocado.

Se oculta preferentemente en las curvas de las orillas, detrás de las piedras que rompen la corriente o de eventuales troncos caídos, en los hoyos donde se originan los remolinos, entre las raíces sumergidas, en los charcos profundos donde se precipita la corriente, mas abajo de las cascadas (allí donde las aguas dejan de espumear o junto a los borbollones de las mismas), y en las pequeñas fosas que se forman en el fondo de los cauces en zonas de corriente no muy fuerte.

 

Su velocidad de arranque es notable y puede alcanzar los 40 km/h, lo que le permite capturar presas veloces.

A medida que la trucha crece, aumentan sus necesidades alimenticias y disminuye su instinto gregario, hasta tal punto que muchos de los individuos mas desarrollados se vuelven “caníbales” y llegan a despoblar tramos enteros de torrentes y ríos.

Es amante de su morada, que elige cuidadosamente y de la cual no se aleja nunca excesivamente para poder refugiarse en ella en caso de necesidad; estos refugios suelen hallarse aguas abajo de los pilares de los puentes o allí donde la corriente es dividida por aquellos, sean verdaderas obras de construcción o simples palos de madera.

Los islotes del lecho de los cursos de agua pueden hospedar a la trucha, bien aguas arriba, donde se escinde la corriente, bien aguas abajo, donde los brazos se juntan de nuevo.

En los laguitos, este pez se oculta cerca de las zonas rocosas donde se abren cavidades naturales y, si las hay, cerca también de masas de vegetación, aunque sin internarse nunca entre es­tas.

En caso de habitar en grupo un tramo de torrente o de río, las truchas raramente van una al lado de otra: por lo general la mas grande encabeza 1a fila y las restantes la siguen a inter­valos regulares. Esto es importante para la pesca en cuanto se tiene 1a certeza, al avistar truchas, de que los mejores ejempla­res están aguas arriba. Claro que, en este caso, se tratará de una de las zonas en 1as que estos salmónidos reposan; efectiva­mente, en actitud de caza prefieren la soledad. Es una excep­ción a esta norma el momento en que la trucha sube a la superficie para cazar insectos y moscas, momento en que no le molesta la compañía de sus semejantes.

 

LA TRUCHA ARCO IRIS

Latín, Salmo irideus; francés, Truite arc-en-ciel; alemán, Regenbogen forelle; inglés, Rainbow-trout; italiano, Trom iridea.

 

Se diferencia de la trucha común por varios caracteres. Tiene el cuerpo algo menos esbelto; la cabeza, a igualdad de peso, ligeramente mas pequeña, y los lóbulos de la cola mas marcados.

Su librea está salpicada (incluso sobre la cola) de manchitas negras, y los reflejos son multicolores, con predominio del verde, violeta, azul y trazas de rosa, especialmente a lo largo de la línea media del cuerpo. Las escamas, contadas sobre esta línea, varían desde 135 a 150 y son mas delicadas que las de la trucha común. La intensidad de la coloración puede cambiar según el ambiente y la época; algún ejemplar, aun conservando el punteado característico, puede tener el dorso amarillo.

Su longitud varia en torno a una media de 70 centímetros y su peso puede alcanzar varios kilos. Se habla de campeones de mas de un metro, pero deben ser considerados como casos excepcionales.

 

Hábitat

La trucha arco iris es un salmónido originario de América del Norte que se ha ido aclimatando progresivamente en aguas europeas. Posee una gran resistencia a las variaciones de temperatura: llega a soportar hasta 28 y 30°C, lo que es intolerable para las demás especies de truchas. Por consiguiente, en muchas zonas tiene mayor facilidad de adaptación que la trucha común.

En los torrentes de montaña está presente solo hasta altitudes medias y tiende a descender hacia los valles; se adapta perfectamente a los ríos de montaña y de llanura que posean aguas corrientes y puras; prospera en los lagos de llanura y en los grandes lagos; encuentra condiciones favorables es incluso en ríos no muy limpios pero de aguas puras.

Por su resistencia este salmónido ha llegado, a veces, a llamar la atención de los interesados, ya que ha sido encontrada incluso en aguas realmente pobres en oxigeno, en compañía de las carpas como un ciprínido.

Alimentación

Insectos, larvas y gusanos constituyen, como para la trucha común, sus principales fuentes de alimentación. Pero también se nutre de huevos de peces, de alevines y de cebos preparados por el hombre: carne de salmón, pastas artificiales, cebos equi­librados, residuos de matadero.

Su carne, aunque sufre modificaciones en el color igual que la de la trucha común, mejora notablemente si el pez se nutre de crustáceos e insectos. Las truchas de criadero no siempre tienen un sabor agradable, pero rápidamente pierden esta característica una vez reanudada la alimentación natural al ser pues­tas en libertad.

 

 

Reproducción

En su medio natural, en los torrentes y ríos, se comporta como la trucha común, pero el resultado del acoplamiento no siempre es positivo.

La trucha arco iris no convive con la trucha común, y que si la segunda está presente, transcurrido un cierto tiempo la arco iris irá desapareciendo. El período de freza es casi idéntico a la trucha común: diciembre a marzo (del continente europeo); pero, excepcionalmente) puede prolongarse hasta abril. Los huevos son de color rosa blanquecinos y tienen un período de incubación que varia según la temperatura del agua, desde unos treinta días hasta casi los sesenta; son mas bien resistentes.

Los alevines crecen con mucha rapidez y en su medio natural están pronto dispuestos a hacer vida independientemente dar muestras de su voracidad.

 

Costumbres

En su comportamiento se diferencia de de la trucha común no solo en lo referente a la elección del medio, sin también por su actitud menos desconfiada hacia el hombre. Muerde con mayor decisión todos los cebos, sean naturales o artificiales, y se aleja con mayor facilidad de su refugio para ir de caza. En lo restante, sus hábitos son similares a los de la trucha común.

 

 

LA TRUCHA DE MAR

Latín, Salmo trutta; inglés, Sea Trout; francés, Truite de mer; alemán, Meerforelle; italiano, Trota di mare.

 

Descripción

El peso máximo de la trucha de mar varia, generalmente, entre 1,5 y 3 kilos, pero en algunos países alcanza y supera fácilmente los diez kilos. Cuando remonta el río adquiere la misma librea plateada del salmón, pero su cabeza es mas tosca, sus ojos están en posición más avanzada, su cola no es tan esbelta y tiene el borde posterior recto. Además, las manchas negras del cuerpo son más numerosas y sobrepasan considerablemente la línea media. Una vez efectuada la “subida”, con el tiempo la librea se vuelve cada vez mas oscura y parda hasta adquirir casi los colores característicos de la trucha común. Su carne es rosada como la del salmón e igualmente exquisita.

La trucha de mar se encuentra en España, Gran Bretaña, Irlanda, en casi todos los ríos de las costas del Norte de Europa, en Islandia, Groenlandia, Canadá, Estados Unidos, Chile, Argentina y Nueva Zelanda. La trucha de mar europea es la trucha común que desciende al mar y después remonta nuevamente el río. En España la denominan reo, y algunos la confunden con el salmón. También existe la correspondiente especie americana; se trata de la famosísima steelhead, que es la trucha arco iris migratoria, la “cabeza de acero”, que alcanza un tamaño considerable y únicamente habita en aguas sumamente límpidas y muy caudalosas.

Antes de emigrar hacia las aguas saladas, la trucha de mar se alimenta, como la común, de insectos, larvas, lombrices, etcétera. Este periodo dura un par de años; después, el pez comienza sus periódicos viajes al mar. Cerca del estuario y a lo largo de las orillas encuentra abundante alimento de crustáceos, pececillos, etcétera. Crece rápidamente hasta que llega el momento de volver al río. Al remontar, vuelve a adquirir sus anteriores costumbres alimenticias, que mantiene incluso después de la freza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reproducción

De mediados de octubre a diciembre (del continente europeo) la trucha de mar deposita sus huevos que son inmediatamente fecundados por el macho en la grava de las orillas del río y de los torrentes. Después de unos tres meses se abren y salen los alevines. Entre tanto, macho y hembra empiezan otra vez a alimentarse y recuperan las fuerzas para descender nuevamente al mar. Contrariamente a los salmones, casi todas las truchas de mar emigran muchas veces del mar al río para reproducirse.

 

Costumbres

EI pequeño alevín (parr) permanece en el río de dos a tres años y hacia febrero-marzo desciende al mar como reo. En el mar, contrariamente al salmón, no se aleja excesivamente del estuario. Puede remontar el río pocos meses después y, por tanto, durante el verano del mismo año; en este caso no pesará mas de 400 gramos. Otras truchas de mar, por el contrario, remontan un año después o mas, y entonces sobrepasan sobradamente el kilogramo. Su “subida”, en caso de ejemplares de mas de un año de edad, puede empezar en abril, pero el período durante el cual las truchas de mar remontan en mayor número es en julio y agosto. En general, su presencia en los diversos trechos del río es inversamente proporcional a la de los salmones; una buena época para las truchas de mar corresponde generalmente a una mala época para los salmones, y viceversa. Los salmones prefieren la parte del río donde el agua corre mas rápida, y allí donde la corriente se amansa se encuentran las truchas de mar, seguidas mas atrás por las truchas comunes. Hacia el atardecer y de noche, las truchas de mar abandonan sus posiciones en aguas profundas y se dirigen hacia las zonas donde el agua es mas baja.

 

La Pesca

Puesto que tanto en el mar como en el río la trucha de mar conserva sus costumbres alimenticias, todos los sistemas que se emplean para la trucha común suelen también ser válidos para la de mar. En consecuencia, la lombriz, el pez vivo y muerto, las cucharillas, los devones, las moscas secas y las sumergidas son excelentes cebos. Los útiles también pueden ser los que se emplean para la pesca de la trucha, mientras no se vaya a algunos ríos de Escandinavia, donde el tamaño medio de la trucha marina es muy considerable. También conviene tener presente que, en general, donde existen truchas de mar, puede haber salmones y, por ella, es preferible orientarse hacia útiles mas bien robustos, porque la trucha de mar es el pez mas combativo entre los que habitan las aguas dulces. Por esta razón la caña, tanto si es de lanzado como de mosca, debe tener una longitud y una flexibilidad suficientes para absorber bien los tirones, los saltos imprevistos y las piruetas de este bellísimo y excelente pez. Para la pesca exclusiva de la trucha de mar, la longitud mas adecuada de una caña de lanzado es 2,55 m.; la de una caña de mosca oscila alrededor de los 2,90 m. Debido a las dotes combativas de esta especie, muchos prefie­ren esta pesca a la del salmón. Tratándose de una actividad de expertos, la pesca con cebos naturales esta mal vista, y en ocasiones incluso prohibida. Los sistemas son los mismos que los que se usan para la trucha común y para el salmón. Tam­bién la pesca al lanzado es similar a la practicada para truchas y salmones, teniendo presente que los cebos apropiados son generalmente de unos 10 gramos. Con la caña de lanzado tam­bién se emplean con éxito las moscas plomeadas y de hélice. Sin embargo, en el uso de estos cebos hay que tener presente que la trucha de mar es uno de los peces mas recelosos que existen; debido a ella, y especialmente de día, es necesario adoptar todas las precauciones posibles para no ser visto ni oído; los lanzamientos deben ejecutarse del modo mas silencio­so posible. Por esta razón, la pesca mas practicada para este salmónido es la pesca a la mosca. De día se emplean moscas flotantes de mediano tamaño (anzuelos del nro. 8 al nro. 12) y moscas ahogadas montadas en los mismos anzuelos; moscas como la Peter Ross, Silver Brown, Watson’s Fancy, Claret and Mallard son muy famosas y apreciadas en todos los países. Sin embargo, algunos prefieren emplear pequeñas moscas de salmón con anzuelo doble. El reducido tamaño del anzuelo gusta tanto a los salmones como a las truchas de mar, y el anzuelo doble hace que el cebo resulte mas pesado; en consecuencia, se pue­de pescar ligeramente mas a fondo (siempre con cola de rata flotante), hasta en corriente fuerte. De día, normalmente, se recorre un trecho de río “aguas abajo”, lanzando una mosca para trucha de mar, por ejemplo, la Silver Brown y la Peter Ross. Con una de estas moscas será fácil capturar truchas de mar o salmones. Después de haber pescado en todo un tramo, se vuelve a empezar desde el principio con una mosca de sal­món (anzuelo nro. 8 a nro. 10) y entonces, puesto que el agua se ha perturbado, serán mas probables las capturas de salmo­nes. Sin embargo, el momento mas propicio para la pesca de la trucha de mar es el atardecer. Dada la latitud en que tiene lugar esta pesca, nunca oscurece hasta muy entrada la noche y por ello es posible, y esta permitido, pescar hasta dos horas después de la puesta del sol. Se empieza con moscas de colo­res vivos o claros mientras haya luz. Después se cambia la mosca (generalmente un nro. 8 de anzuelo único o nro. 10 de anzuelo doble para salmón) y se pone otra mas oscura; en ese momento el pez se encuentra en el fondo y ve mejor contra el cielo una mosca oscura que una clara. En estas horas la trucha de mar es menos reticente y atrapa la mosca con mayor decisión, gracias a lo cual se pueden conseguir buenos cestos. Algu­nos prefieren pescar con dos o tres moscas ahogadas en vez de con una sola, y las combinaciones preferidas varían según las localidades. Las probabilidades de captura aumentan, pero tam­bién surgen dificultades: el viento, que en estos países esta siempre presente (o casi), hace mas dificultoso el lanzado; cual­quier enredo a oscuras significa descartar el bajo de línea y obliga al pescador a tener varios de repuesto; el mismo pez enganchado crea los enredos; además, es muy posible perder el pez enganchado en la segunda o tercera mosca, ya que la mos­ca de punta enroca en el fondo cuando se esta arrastrando el pez a la orilla.

 

 

LA TRUCHA MARRÓN

Salmo trutta, Salmo fario, Brown trout (Trucha Marr6n) Trucha europea

 

 

 

 

 

 

 

Procedencia

Es originaria de Europa, zonas costeras del norte de África y oeste de Asia.

Si bien ha sido introducida en muchos países del mundo, su distribución es muy inferior a la de la trucha Arco Iris.

Tampoco en nuestros ríos es tan abundante como la Arco Iris; sin embargo en los últimos años daría la sensación de que en algunos ambientes esta relación esta cambiando, tornándolas mas numerosas.

 

Descripción

Tiene el dorso oscuro, marrón o verdoso aclarándose en los laterales que pueden aparecer algo plateados.

EI cuerpo presenta manchas negras rodeadas de un anillo claro y otras mas pequeñas de color rojo. La aleta caudal también puede presentar manchas, pero por lo general están ubicadas en el lóbulo superior. Su vientre es blanquecino o amarillento.

En algunos ejemplares, generalmente los que viven en los lagos, la coloración suele ser mas clara y las manchas del cuerpo y aletas pueden faltar o ser muy escasas.

En ocasiones, en los lagos o en el nacimiento de los ríos en aquellos; se puede confundir su coloración con la del Salmón Salar Sebago, pero si en su aleta adiposa (segunda dorsal) aparece alguna mancha roja, sin duda se trata de una Trucha Marrón. EI mayor ejemplar capturado en la Argentina hasta este momento (Lago Nahuel Huapi, provincia de Río Negro) pesó 16 kg.

En general es el salmónido que mayores tamaños alcanza en aguas dulces patagónicas. Son comunes en los ríos las capturas de entre 2 y 4 kg y con relativa frecuencia la aparición de ejemplares de mas de 5 kg.

Es una especie de reproducción Otoño-Invernal, Mayo a Julio, pudiendo llegar hasta principios de la Primavera.

 

Trucha Marrón Migratoria

Existe una variedad de Trucha Marrón que es Anádromo, al igual que la Steel head, y que también recibe el nombre de Sea Run Brown Trout (trucha marrón que corre al mar) o simplemente Plateada, teniendo en cuenta su coloración general. Son originarias de Islandia y norte de Europa. En Argentina fueron introducidas en las provincias de Tierra del Fuego y Santa Cruz con resultados excelentes.

Su periodo de permanencia en el mar les permite alcanzar grandes tamaños, a punta tal que en los ríos en que mas han prosperado (Río Grande en la provincia de Tierra del Fuego y Río Gallegos en la provincia de Santa Cruz) se han logrado capturas de mas de 12 kg.

 

 

TRUCHA FONTINALIS

Salvelinus, Brook Trout

t

 

Trucha de Arroyo Trucha Salmonada (por la coloración rosada de su carne, que no es característica excluyente de las Fontinalis ni de los salmones, sino de todas las especies de salmónidos en las que forma parte importante de su dieta alimenticia un cangrejo patagónico llamado Pancora y que es portador de una alta concentración de caroteno o vitamina E).

 

Procedencia

Es una especie originaria del noreste de América del Norte, desde donde fue introducida en la Argentina en múltiples ambientes patagónicos. Actualmente vive en varios países del mundo donde también fue introducida con éxito.

 

Descripción

Tiene el dorso oscuro, marrón verdoso y ocasionalmente negro, con manchas vermiculares (formas agusanadas, ondulantes) características que se continúan en las aletas dorsales y parte de la caudal. Los laterales presentan pequeñas manchas rojas rodeadas de un halo claro, azulado. También aparecen manchas amarillo-verdosas. Las aletas pectorales, ventrales y anal son de color naranja-rojizo, con sus bordes anteriores blancos seguidos de una franja negra. La zona ventral es de color naranja-rojizo, especialmente en los machos en época de reproducción. Esta profusión de colores la distingue francamente de las otras especies.

Es el salmónido de menor tamaño de los que viven en aguas patagónicas. Mientras que en los lagos puede superar los 4 kg, en los ríos difícilmente alcance los 3 kg.

Se reproduce durante el otoño y el invierno, durante los meses de Mayo a Julio.

A pesar de ser llamada Trucha de Arroyo, prefiere vivir en los lagos y ríos de fuerte correntada, donde consigue las bajas temperaturas y alto grado de oxigenación del agua que le son necesarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS LUGARES DONDE PUEDEN ENCONTRARSE LAS TRUCHAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A

 

 

 

E

 

D

 

  1. A) Sección de un torrente, que indica donde suelen estar las truchas. Las próximas a la superficie son las mas pequeñas, mientras que las grandes escogen los escondrijos mas profun­dos.
  2. B) Cuando una gran piedra sumergida rompe la corriente, se forman tras ella corrientes de retorno: en este caso una trucha grande puede escoger este lugar para emboscarse, con la cabeza en la dirección de la corriente principal.
  3. C) Cuando la orilla hace una curva y a continuación forma un saliente, la velocidad del agua aumenta hacia el centro, y las truchas se dirigirán hacia los límites del hilo más veloz.
  4. D) Cada remolino de agua indica la presencia de un obstáculo sumergido que puede ocultar una trucha.
  5. E) Si un saliente rocoso o un obstáculo de tamaño considerable hacen doblar la corriente, se forma una corriente de retorno fuerte y constante, y las tru­cha pueden situarse de cara aguas abajo hasta donde se deja sentir esta corriente de retorno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *